fbpx

¿Cuándo podremos obtener una hipoteca sin pasar por el banco?

Cada vez vamos menos a las entidades financieras en persona porque la mayoría de trámites pueden hacerse a través de Internet. Sin embargo, la firma de la hipoteca todavía exige la presencia física en el notario para que sea efectiva, aunque es probable que en un futuro próximo toda la tramitación de la hipoteca sea digital. Un estudio realizado por Indra, recogido en el Anuario de la Banca digital del IEB, reconoce que la tecnología actual ya permite comercializar digitalmente las hipotecas.

Qué es la hipoteca digital

“La hipoteca digital es la aplicación de diversas tecnologías digitales al proceso hipotecario para conseguir una mejora de la experiencia de usuario por parte del cliente y una ventaja competitiva por el lado del banco”, explica Álvaro de Salas, director de innovación y nuevos negocios de banca de Indra. Esto se traduce en una mejora en la búsqueda de vivienda para el cliente en la fase de prospección “que no existe actualmente en el proceso tradicional” y que ayuda a los bancos a captar nuevos clientes.

También se consigue mayor rapidez en el estudio de viabilidad de la operación que permite al cliente no perder la casa y al banco conseguir la operación frente a sus competidores. “El cliente gana en transparencia y comodidad porque sabe cómo está la operación en cada momento y para la entidad el proceso se hace más eficiente y menos costoso”, señala De Salas.

Los bancos están preparados

Las entidades financieras están realizando el proceso de transformación digital para que sea posible firmar la hipoteca sin pasar por el banco, pero falta agilizar el proceso de digitalización de la firma y la inscripción telemática de la operación. “Actualmente, se dispone de tecnología para no tener que visitar el banco”, según De Salas. Sin embargo, reconoce que serán necesarios cambios normativos y la digitalización de los trámites públicos para no tener que hacer de forma presencial la elevación pública y la inscripción registral de la hipoteca, “cambios que no parece que vayan a producirse a corto plazo”.

Desde la Asociación Hipotecaria Española, su presidente Santos González, coincide en el diagnóstico de la situación. “El principal escollo para que la tramitación digital de la hipoteca sea posible es la legitimación no presencial de la firma, más que las complejidades tecnológicas”. Entre los países desarrollados, Dinamarca es el único que dispone de una regulación favorable, la adopción tecnológica necesaria y unos organismos públicos electrónicos que permiten el proceso completo. “El resto de países disponen de las herramientas, pero su uso es incipiente y con impacto solo en la fase previa a la firma”, según Mario Robredo,  senior manager de innovación y nuevos negocios de banca de Indra.

Reduce el tiempo de tramitación

La principal ventaja de la tramitación digital de la hipoteca es la reducción en los plazos de estudio y aprobación de la operación. “En dos semanas sería posible realizar todo el proceso”, señala Julio Rodríguez, expresidente del Banco Hipotecario. Esta reducción del tiempo se produce principalmente en la fase previa a la firma. Por un lado, el uso de la realidad virtual y aumentada acorta el tiempo que los clientes dedican a la búsqueda de vivienda, ya que pueden acceder con un smartphone a toda la información sin necesidad de desplazarse. Y, por otro lado, la aplicación del big data y la modelización estadística permite la valoración automática de los inmuebles en tiempo real de forma individual y automatizada.

“Algunas entidades están empezando a utilizar algoritmos AVM como ayuda al cliente en su fase de búsqueda de vivienda, aunque todavía no en la mejora de la rapidez a la hora de aprobar la viabilidad de la operación” declara De Salas. Gracias a la aplicación de estas herramientas digitales, la fase de preformalización de la operación podría reducirse a una semana. Todo el proceso de contratación de la hipoteca se haría en dos o tres semanas máximo, desde las cuatro a ocho semanas que se tarda de media ahora en finalizar la operación. Otras ventajas serían la ayuda en la búsqueda de vivienda, la transparencia, la predictibilidad y la comodidad del proceso. “El cliente sabe en qué fase está en cada momento, conoce la documentación necesaria o carente y se reduce el trasiego de documentos”, confirma De Salas.

Analiza la capacidad crediticia con antelación

A la hora de analizar la capacidad crediticia del cliente, también se consigue reducir el tiempo mediante la tecnología de agregación de datos. El banco puede saber con antelación cuál es el nivel de ingresos y gastos, inversiones o datos fiscales de los clientes y medir su riesgo financiero. No obstante, el uso de algoritmos para medir la capacidad de pago de los clientes no afectará a los criterios fijados por las entidades financieras a la hora de dar los créditos. «Ahora se busca que el esfuerzo del cliente no supere la tercera parte de sus ingresos, así como un LTV no superior al 80%. La digitalización no cambiaría estos criterios”, apunta Rodríguez.

El objetivo de la digitalización de la hipoteca es “impactar en la experiencia de cliente”, puntualiza Robredo. Por el contrario, la tecnología sí afectará a los sistemas de scoring que se complementarán como consecuencia de la transformación digital: scoring positivo, scoring con datos alternativos… En este sentido, el presidente de la AHE señala que “la tecnología y modelos matemáticos deben contribuir a la eficacia de la asignación de riesgos, no a ser más o menos laxos en las autorizaciones”. De hecho, la aplicación de los distintos sistemas de análisis de la capacidad crediticia del cliente “depende de los niveles tecnológicos de cada entidad, que está relacionado con modelos que sirven para medir los niveles de fondos propios de las entidades para aplicación de los acuerdos de Basilea”.

Cuándo será efectiva la hipoteca digital

Los componentes tecnológicos que permiten las mejoras en la fase previa a la firma están ya disponibles, pero en la fase posterior a la firma existen condicionantes legales que limitan su aplicación. “Las entidades deben tomar la decisión de qué componentes quieren ir implementando según sus prioridades y algunas ya empiezan a incorporar diferentes componentes”. según Robredo.

No obstante, al ser la hipoteca un producto financiero que va impactar en la vida del cliente en los próximos 30-40 años “tiene sentido que requiera de una interacción personal con un gestor-asesor”. No es predecible cuándo se podrá contratar una hipoteca digital, pero “no es urgente”, según González, que añade que “contratar una hipoteca debe ser un acto reflexivo y de clientes poco amantes de las prisas”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compare